Имя:
Пароль:


a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z    0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 
а б в г д е ж з и й к л м н о п р с т у ф х ц ч ш щ ъ ы ь э ю я 

Скачать El Eternauta, de Oesterheld - Breccia бесплатно


El Eternauta, de Oesterheld - Breccia
Spanish | 20 Mb | CBZ

Una obra maestra, revisin de la historia original, esta vez con la genial interpretacin grfica del maestro Alberto Breccia. Una verdadera obra maestra.




Este post ha sido creado para revalorizar la secuela menos conocida de la saga de El Eternauta, una trunca revisin de la historia original que, a partir de los lineamientos iniciales de la historia, incursiona en terrenos ideolgicos y estticos lo suficientemente audaces como para hacer que los editores decidan hacerla finalizar anticipadamente.

Doy por conocida para quienes ingresen a este post la aventura de Juan Salvo (El Eternauta) y el grupo de supervivientes a la nevada mortal, inicialmente publicada desde septiembre de 1957 en la revista Hora Cero.

Doce aos despus, la revista Gente (semanario de actualidad de Argentina) encomienda a Oesterheld una revisin de esta historieta, considerada, con justicia, la ms importante -en cuanto a calidad y repercusin popular- de la historia del gnero en su pas.

La parte grfica es encomendada a Alberto Breccia, quien por entonces se haba volcado hacia una exploracin esttica sin precedentes en el medio.




Pero esa no fue la nica sorpresa que recibieron los editores. Ahora Oesterheld planteaba otras cuestiones que se conectaban ms directamente con su nueva vsin de la problemtica social latinoamericana: en la primera parte, el planeta entero padeca los efectos de la invasin, ahora los gobiernos de los pases centrales han negociado su seguridad a cambio del hemisferio sur. Lean este fragmento:

Cmo es posible?, Cmo los grandes pases van a
abandonarnos as? (Juan Salvo)
- De qu te extraas, Juan? Si en verdad los grandes pases nos tuvieron siempre atados de pies y manos. El invasor eran antes los pases explotadores, los grandes consorcios... Sus nevadas mortales eran la miseria, el atraso, nuestros propios pequeos egosmos manejados desde afuera... Por nuestra propia culpa sufrimos la invasin, Juan.
Nuestra culpa es ser dbiles, flojos. Por eso nos eligi el invasor. En la
manada, el animal enfermo y sin fuerzas es el que atrae al len... El len caza siempre al dbil nunca al fuerte! (profesor Favalli)

Las diferencias con la editorial se tornan insalvables, y ante la reiterada negativa de Breccia a cambiar su estilo (principal elemento cuestionado por el director de la revista) se decide levantar de inmediato la serie. Entonces Oesterheld opta por cerrar la historia en una apretadsima sntesis, evitando as que quede inconclusa la narracin.
Se trata de un material de descarga obligada para quienes sepan apreciar un dibujo impactante e innovador.

Информация

Посетители, находящиеся в группе Гости, не могут оставлять комментарии в данной новости.
]