Имя:
Пароль:


a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z    0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 
а б в г д е ж з и й к л м н о п р с т у ф х ц ч ш щ ъ ы ь э ю я 

Скачать Todas las aventuras de Corto Maltes бесплатно

Corto Maltes

Todas las aventuras de Corto Maltes
CBR | Spanish

Fue, quizs, el ltimo cono de la historieta ms all de antifaces o capas de colores: un hroe (o un antihroe) donde se sumaban los sueos del adulto y las lecturas de la infancia, la mezcla absoluta y maravillosa de la literatura de aventuras de todos los tiempos, del cmic, del cine. Un marino anarquista que tuvo y tiene la suerte o la desdicha de estar en el lugar inoportuno en el momento inadecuado, para ser testigo de las ancdotas de la historia y de las miserias y los pies de barro de muchos de esos hombres que han configurado la historia. Su engarce con el siglo veinte es tan absoluto, su fusin con el paisaje es tan lograda, que se consigue que no parezca un hroe de ficcin, sino real, una vuelta de tuerca al juego de mezclar lo vivido y lo deseado, y es abundante la bibliografa y la documentacin que, a posteriori, nos demuestra no que pudo estar all, sino que de hecho estuvo, y fue autntico.

Corto Malts, el marino sin barco que se present atado a una balsa a la deriva en La balada del mar salado, la novela ro donde un veterano Hugo Pratt se dio por fin el capricho de contar lo que quera sobre el ocano Pacfico, la Gran Guerra y el romanticismo decadente de una poca que mora saqueando sin escrpulos y con mucho amor escenas dispersas de pelculas de sesin continua y de novelas de aventuras y los trazos de pincel de maestros de la historieta como Milton Caniff o Frank Robbins. Con su fsico inconfundible de guapo desencantado de la vida y su nombre ridculo de caf de estraperlo, Corto Maltese (un nombre que personalmente prefiero a su versin castellana) se gan en seguida un hueco en el corazn de los lectores de todo el mundo. Era y es un perdedor, un hombre de principios y a la vez un pirata, superviviente a duras penas en amores y tambin, casi siempre, fardo apartado en el camino de la bsqueda de tesoros frustrada y continua que es su vida.

A travs de su personaje, Hugo Pratt hizo al principio una bella radiografa del siglo veinte y de los convencionalismos de la historia y la aventura, a los que en ocasiones dio la vuelta. Vagabundo y testigo ms que actor de su propia odisea, Corto Malts vive en el respeto a los dems porque en el fondo quisiera no meterse en los, pero su alma de poeta revolucionario y, sin duda, el contacto con todos esos personajes reales a quienes su creador pone en un pedestal o, simplemente, baja a su sitio, tienen un peso inevitable en su formacin como persona.

Hemos visto a Corto Malts en los Mares del Sur, como el heredero nato que es de los relatos de Stevenson o Conrad. Y lo hemos visto tambin deambulando por la jungla amaznica, y siempre un poco ms lejos lo recordamos en la guerra de las trincheras, en las brumas de Albin, que tambin se llama Inglaterra, y en los desiertos de frica y las nieves de Siberia y los fumaderos de China y los patios de Venecia. Dicen que Pratt quiso que Corto se quedara ciego en la guerra civil espaola, y que muriera loco en Chile en los aos sesenta, pero no lleg a contar el final de su personaje, que qued como un mito de la eterna juventud que siempre permea sus historias.

El mejor Corto Malts es ese Corto apegado a la realidad, el Corto que busca tesoros y pelea con su eterno enemigo/compaero Rasputn o conversa con Aristteles Onassis o comparte una botella con Ernest Hemingway: el Corto Malts que era un aventurero descargado de ideales, slvese quien pueda de s mismo, enamoradizo de adolescentes en flor, responsable de llevar a buen puerto las utopas ajenas para quedarse siempre en las manos con un nuevo sueo roto. Los encuentros con lo fantstico de esa primera y mejor poca del personaje no descargan su validez como fbula poltica, llenando la aventura de la magia indispensable que dicen que existe ms all de la infancia.

Sin embargo, quizs influido por un personaje que le debe mucho, Indiana Jones, el marino de Malta pronto dejara de ser un testigo de la historia para convertirse, ay, en un continuo buscador de tesoros fabulosos, contagiando de hermetismo y cabalismo sus historias. A medida que el personaje se zambulle en tarots extraos y su autor descuida el dibujo (pero volviendo a Corto cada vez ms bello, ms varonil, ms icnico), toda la magia de la ensoacin por la aventura se pierde por culpa de esa aventura algo absurda de buscar solamente la ensoacin de la magia. O, dicho de otra manera: el papanatismo de volcar a la historieta una vocacin hermtica rompe por desgracia la baraja de lo que el personaje era. Tras la larga aventura siberiana, el Corto que amamos y conocimos, el Corto con quien nos hubiera gustado tomar una grappa o a quien nos habra encantado escuchar relatando historias se convierte ni ms ni menos que en el conducto para narrar, o no narrar, aventuras cargadas de incomprensibles detalles msticos que ahogan, por zambullirse en la paranoia fantstica como si de verdad existieran todas esas supuestas conexiones cosmognicas, el atractivo del hroe (o el antihroe) que un da fue.

Y fue, ni ms ni menos, el ms digno heredero de la literatura de aventuras, el pirata bueno que amaba de lejos a las princesas, un tunante de buen corazn y mirada de hielo. Lo que siempre quisimos ser, con sus patillas y su aro en la oreja y su gorra ladeada y su levita azul marino, el ladrn de afectos que todava nos enamora.

DESCARGAS

Aqu van los distintos episodios, comenzando por "La Balada del Mar Salado", publicada originalmente en la revista Sargento Kirk (Italia) en 1967.

La Balada del Mar Salado

Luego de este brillante debut, de casi dos aos de desarrollo, Hugo Pratt sigui contndonos las aventuras del Corto en una serie de 21 episodios autonconclusivos, publicados originalmente en la revista francesa Pif Gadget desde abril de 1970 hasta abril de 1973.

El Secreto de Tristn Bantm

Cita en Baha

Samba con Tiro-Fijo

Un guila en la jungla

Volveremos a hablar de aquellos aventureros

Por culpa de una gaviota

Cabezas y hongos

La conga de las bananas

Vud por el presidente

La laguna de los hermosos sueos

Abuelos y leyendas

El ngel de la ventana de Oriente

Bajo la bandera del oro

El sueo de una maana de invierno

Concierto en Do Menor para arpa y nitroglicerina

Vinos de Borgoa y rosas de Picarda

En el tinglado de la antigua farsa

En el nombre de Al compasivo y misericordioso

El ltimo disparo

De otros Romeos y otras Julietas

Leopardos

Tras esa serie, y luego de un ao sabtico, comienza el ciclo de aventuras de mayor extensin, la primera de ellas, Corto Maltes en Siberia ya evidencia las nuevas inquietudes de Hugo Pratt, que va delegando parte de su trabajo a nuevos ayudantes (dibujo de trenes, automviles y aviones, coloreado)

Luego, la mtica y amada Venecia se convierte en protagonista central de una nueva aventura: Fbula de Venecia

El tiempo parece no pasar para el marinero malts, quien ya a mitad de la tercer dcada se embarca en la bsqueda de un fabuloso tesoro, desandando la ruta de Alejandro de Macedonia (claro que el Corto, encuentra otras cosas, entre ellas, su doble y un pelotn de fusilamiento). La casa dorada de Samarkanda

Finalmente, Argentina, otra de las tantas patrias del infatigable Pratt, es el escenario de una de las ltimas aventuras del Corto: Tango.

Luego de sus andanzas al comps del dos por cuatro, el inquieto marinero vive la ms onrica de sus historias en Suiza. Las Helvticas.

La ltima aventura escrita por Pratt (tengo entendido que est a punto de aparecer una nueva historia, autorizada por la titular de los derechos del Corto), esta vez, en busca del mtico continente Mu.

Que lo disfruten!

Информация

Посетители, находящиеся в группе Гости, не могут оставлять комментарии в данной новости.
]